La Madre Reno.

Hace mucho tiempo, mucho antes de que Papá Noel surcara nuestros cielos imaginarios en su trineo tirado por renos, existía otra leyenda que inspiró la idea de los renos de Santa Claus. Como sabemos, la figura de Santa Claus es una mezcla de leyendas e historias, unificadas por Coca-Cola durante los años 30 en la imagen actual de Papá Noel, con derechos de autor incluidos, of course. Sin embargo, en la historia ancestral, los protagonistas no eran renos machos, sino una Madre Reno que volaba durante el Solsticio de Invierno. A diferencia de los machos, la hembra no pierde su cornamenta en invierno, por lo que es ella, con una cornamenta grande y fuerte, la que lidera y protege a la manada durante los largos y fríos días. Esta madre era venerada como “la madre que da la vida” por los pueblos del norte, que dependían de ella para obtener leche, comida, ropa y abrigo, manteniendo así a la tribu saludable. La leyenda, desde las Islas Británicas, Escandinavia, Rusia, Siberia y cruzando el Estrecho de Bering, traspasó barreras y llegó a pueblos distantes entre sí tanto en espacio como en tiempo, pero que comprendían la importancia de la “Madre Que Da La Vida”.

La Madre Reno

​La Madre Reno, que no perdía su cornamenta durante el invierno, era vista por los pueblos del norte como un ser capaz de mantener la vida, incluso superando la «muerte» simbólica del Sol durante tres días. Desde el Neolítico, se le veneraba como una figura espiritual asociada al renacimiento del sol, la fertilidad y la maternidad. Su cornamenta adornaba santuarios y altares, se enterraban en tumbas ceremoniales y se creaban joyas con su imagen, llevadas con honor. Su figura fue esculpida en menhires de piedra, y su cornamenta a menudo representaba el árbol de la vida, conectando el sol, la luna y las estrellas. Aunque muchas veces se piensa que estas imágenes son de renos machos, es más probable que representen a la Madre Reno, venerada por culturas ancestrales desde Escocia hasta Siberia y Mongolia. En muchos lugares, la leyenda de la Madre Reno aún se mantiene viva y se cuida a las madres reno con respeto.

En los relatos de muchos países nórdicos, no hay reyes que sigan una estrella guía, sino historias sobre la Madre Reno que durante el solsticio de invierno, en las noches más largas y oscuras del año, volaba durante tres días llevando en su cornamenta la luz de la vida, protegiéndola de la oscuridad hasta la llegada del año nuevo, cuando los días comienzan a alargarse con el renacimiento del dios Sol.

Así, en el cuento actual de Papá Noel, no son renos machos los que tiran del trineo, sino renas, ya que mantienen su hermosa cornamenta. Rudolf, con su nariz resplandeciente, estaría basado en la Madre Reno, que cuidaba de la luz del Sol durante los tres días en que este «dormía», llevándolo en su cornamenta e iluminando la oscuridad. La verdad es que, como suele suceder, la historia original es mucho más hermosa y significativa que la versión moderna y comercial que conocemos ahora.

En esta sección podéis añadir comentarios acerca de este relato o aportar a la hucha de la escritura.
La hucha del escritor

Si has disfrutado del relato me puedes ayudar donando lo que tú creas que vale la historia.

Solo tienes que pulsar el botón de «Donar» y poner la cantidad que consideres correcta.

¡Gracias!

Alejandro.

«Donar» utiliza la plataforma segura PayPal.

Donar con PayPal
Comentarios
Vuestras opiniones son muy importantes para mi y me ayudan a seguir escribiendo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

author avatar
Alejandro Ahumada Escritor, podcaster y Administrador de sistemas informáticos
Alejandro Ahumada ha navegado su vida entre cambios y constancias, desde los cerros de Valparaíso hasta los valles de Cantabria. A causa de la persecución política de la dictadura de Pinochet, se exilió con su madre a los trece años, encontrando refugio en el Reino Unido. Su travesía incluye Escocia, Nottingham, Dublín, Francia y Euskadi, hasta asentarse en Cantabria con su esposa, sus hijos y su gata, Déjà Vu. Ingeniero informático de profesión, Alejandro equilibra la lógica con la creatividad. Como escritor de relatos de fantasía y ciencia ficción, sus historias han sido descritas como "Realismo Mágico Personal". Inspirado por autores como Gaiman, Allende, Pratchett y Le Guin, su escritura convierte la vida en un lienzo mágico, donde cada experiencia revela la magia oculta en lo cotidiano.